Menu

EL HILO ROJO

Espacio de Crianza Respetuosa y Juego Libre

header photo

El Hilo Rojo porque.../ Conóceme

Decidí ponerle el nombre de El Hilo Rojo al Proyecto

por que cuenta una bonita leyenda oriental que las personas predestinadas a conocerse

se encuentran unidas por un Hilo Rojo atado al dedo meñique.

Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las circunstancias.

El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse.

Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique.

Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques

con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos.

 

Esta leyenda estaba ya en mí, sin conocerla.

El Proyecto se originó tras muchos años de  trabajo, observación y aprendizaje  de una Escuela (pública, privada y concertada) a otra.

Aprendiendo lo que me apasiona y lo que no me gusta también.

Decepcionándome con la Educación arcaica y deshumanizada que se impone, donde se pierde calidad y calidez humana,

motivándome a luchar por cambiarlo.

Entonces, me surgió la necesidad de engendrar esta idea-sueño y llevarla a cabo, con la ilusión de crear un lugar respetuoso y

libre donde ver crecer a los niños y las niñas felices, acompañándoles con respeto.

 

El hilo rojo que tejemos entre todos, creando una red en la que todos estamos unidos: niño-familia-acompañante

y a todos nos mueve un mismo objetivo: el respeto y el amor por la Infancia.

 

 

* Conóceme

Me llamo Arancha Cristo Jimeno.

Soy Acompañante de bebés (0-3 años). Técnico Superior en Educación Infantil.

Me apasiona la Infancia. En estos más de 11 años trabajando en Escuelas Infantiles he aprendido mucho, de los niños y las niñas, sobre todo.

Ellos me ayudaron a definir mi labor: Soy acompañante.

Acompañar  a los niños en su proceso vital en todos los niveles (emocional, cognitivo, motor, social, lúdico…) observando, disfrutando, ilusionándome con ellos, creando, asombrándome, experimentando,

probando y reviviendo. Reencontrándome con mi niña interior, también.

El niño es el protagonista de su Vida, de su Educación.

El adulto no enseña, educa y lo hace con mucho amor y respeto.

Con buena predisposición y actitud atenta.

Me encanta estar en continua formación, renovarme y seguir aprendiendo, conociendo gente y avanzar tejiendo redes.

Aprendí la magia del teatro de sombras y me reencontré con mi sombra y mi luz (compañía Asombras).

La mesa de luz y el retroproyector son para mi una herramienta imprescindible en el espacio.

Además soy asesora de Porteo en prácticas (Portéame) donde constaté la importancia del

"piel con piel", del vínculo de apego seguro (continuum).

 He trabajado como tallerista en las Escuelas, proponiendo el Arte como experimentación y expresión de las emociones por medio de instalaciones y espacios de juego atractivos, lúdicos y simbólicos. Alfredo Hoyuelos y Javier Abad son mis referentes.

Formada en las Escuelas Municipales de Reggio Emilia y Pistoia (Italia); también en el método-estudio de Emmi Pikler; Montessori (con Celine Hameury); sexualidad infantil (Emeki), entre otros.

Y tengo una máxima: “con sentido común y amor”.

Soy una persona inquieta, observadora, creativa, curiosa y perceptiva.

Me gusta la fotografía, la música, leer, viajar, ir a La Pedriza, estar con los amigos y la familia.

Me apasiona lo que hago y por eso he decidido Soñar y llevar a cabo este Proyecto:

crear este espacio respetuoso con la Infancia para ver crecer felices a los niños y sus familias.

 

¿Soñamos juntos?